martes, 23 de agosto de 2011

LA VÍA ES EL PODER

Martes 23 Agosto 2011

 Nuestro camino es ya un camino sin retorno, pues hemos avanzado tanto que lo único que nos queda
por hacer es seguir avanzando. Aquel elemento en el cual radica la garantía del proceso subyace precisamente en algo que muchos pasan por alto y han desvirtuado banal e infundadamente; y es que el camino que recorremos ya no es un sendero previamente creado o ideado, ha sido trazado al caminar. 

Mientras algunos se empeñan en vociferar culpables del pasado reciente, otros hablan de una responsabilidad compartida y de un pasado mucho más lejano. Los caminantes del ahora simplemente han trascendido, han dado un paso adelante, dejando atrás a los que culpan y a los que son culpados. Los caminantes del ahora lideran la marcha. 

Aquellos que se han colgado de esta marcha juegan sus últimas cartas, sin embargo, el pasado les ha dado a entender que su camino, al igual que el nuestro, es sin retorno. Ya han andado todo lo que han podido andar. Los culpados serán culpables no por su aprovechamiento y oportunismo, sino que por los baches que han dejado al andar y que no fueron capaces de tapar. Este hecho prevalece y prevalecerá en la mente de los caminantes del ahora. 

Aquellos que culpan se acorralan, creyeron que pasando sobre los baches podrían construir sobre la arena nuevas vías y liderar hacia otras direcciones. No pudieron estar más equivocados. No importa lo que hubieran hecho, no importado el cómo taparan los baches y reparasen el sendero, la realidad nos ha enseñado que el camino estaba sentado y sobran las nuevas brújulas si su norte es siempre el mismo. 

Los caminantes del ahora no se empeñan en saltar los baches ni en buscar las mentadas nuevas rutas, no buscan utopías, porque están cansados de pensar en ellas. Los caminantes del ahora han comprendido con los hechos y con el tiempo que el norte de los apartados no apuntó jamás a la persecución de sus utopías. Dejan los sueños de lado y su norte es otro: concretar estos sueños, construir las utopías. 

Aquellos que ahora lideran hacen camino al andar, son brújula y no se dejan engañar, porque esas rutas que los apartados continúan predicando tan ciegamente ya las recorrieron, saben hacia donde los llevarán. Son las mismas rutas por las cuales los llevaron con cadenas de oro durante más de veinte años. 

Radica precisamente aquí la diferencia, el elemento distintivo que separa tan radicalmente la marcha de los de ahora de la marcha de los apartados. Caminos que durante el tránsito histórico nos llevaron a buen puerto, pero que se vieron torcidos por causas viles, irrisorias disputas o mera necedad. 

Nuestro camino es sin retorno, mas nuestro sendero es perfectible, porque somos garantes directos de su construcción y sólidos serán los cimientos con que materialicemos nuestro andar. Hacemos camino al andar. 

Caminamos el ahora juntos y a paso raudo, no obstante la primavera vial por la cual pasamos, llegaremos eventualmente a una encrucijada y nos veremos en la obligación de decidir, ¿Llevaremos el poder al pueblo o llevaremos el pueblo al poder?. 

Tengo la certeza de que nuestra decisión será acertada, continuaremos caminando y edificando nuestra utopía, construyendo entre todos aquello que por años hemos anhelado y de lo cual por años se nos ha privado. 

Cristóbal Ignacio Rojas Alday 
Indignados de Chile 
Iquique

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Hola, no aceptamos comentarios con insultos, xenofobia, spam y amantes de la violencia o intolerancia en todas sus formas.

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal